El primer y más importante paso para elegir la bolsa de senderismo es determinar la capacidad (ropa de cama) que necesita. La pregunta es qué planeas llevarte en tu aventura. La respuesta varía según la actividad, la intensidad, la duración, la estación y el tiempo que se encuentre, así como las necesidades personales en cuanto a la alimentación (comida en un albergue o por su cuenta). Hay 4 categorías principales de mochilas de senderismo: la mochila de senderismo de un día, la mochila de senderismo para usar durante 2 o 3 días, la mochila de senderismo de larga distancia para excursiones de más de 2 días y, por último, la mochila de senderismo para sus expediciones (una semana o más). La capacidad de una mochila de trekking se mide en litros: esto se llama litragia. Por ejemplo, la Trilogía 30 es una mochila de trekking de 30 L. Para estimar la ropa de cama correcta para su mochila, comience con lista de todo el material que quieres llevarte y armar para darte una idea del volumen que necesitarás. No olvides que todo lo que vas a llevar, tendrás que llevarlo durante varios kilómetros, así que no dudes en eliminar lo superfluo! Cuando es difícil estimar el volumen que necesitarás, el truco más común es usar bolsas de basura de diferentes tamaños y ver en cuál puedes meter tus cosas. Además, para tener siempre fácil acceso a sus pertenencias y para mayor versatilidad, es mejor invertir en una mochila que sea ligeramente más grande y que tenga correas de compresión que permitan reducir el volumen sin perder la comodidad de transporte.