Estudios recientes demuestran que la lactancia contribuye a reducir el riesgo de cáncer de mama a casi la mitad. Cuanto más larga sea la duración total de la lactancia, mejor será la protección (el riesgo se reduce en dos tercios para las que han amamantado durante un total de seis años o más). También previene el cáncer de ovarios, la osteoporosis en la menopausia, así como las infecciones del tracto urinario y la endometriosis. Además, tiene una función preventiva contra el cáncer de ovario, la osteoporosis y la menopausia, así como contra las infecciones del tracto urinario y la endometriosis, la fase de lactancia corresponde a menudo a una remisión enfermedades crónicas como la artritis reumatoide, el lupus y la esclerosis múltiple. Gracias a tus hormonas, la lactancia te da una piel sedosa y un pelo brillante.