Dependiendo de la configuración que instale en él, el mini PC puede convertirse en el pequeño reproductor multimedia que encajará perfectamente en su sala de estar para reproducir películas almacenadas en el disco duro o a través del reproductor. El mini PC es también ideal para el uso en la oficina. Para el dibujo y la edición de vídeo, dos actividades que requieren mucha energía, el mini PC hace el trabajo perfectamente siempre que se compren los componentes adecuados.